Provocaciones.

El primer escrito ya publicado, recoge de manera amplia los detalles generales de cómo inició el proyecto “el rey del océano”, ahora, es tiempo de conocer cada momento de manera particular y acercarnos a las experiencias más significativas.

Para empezar, nos vamos a transportar al espacio de la lonchera, allí, donde nadie espera que surja un proyecto, este tomó forma.

…Una voz quiso compartir lo que descubrió…

– Ricardo Escobar “profe mira lo que me salió en la chocolatina es un tiburón”

– Sebastián Cortés “déjame ver Ricky cómo se llama ese tiburón”

– Maestra “todos queremos ver por favor pasa al frente y nos cuentas”

– Ricardo Escobar “es un tiburón a mi me gustan mucho porque son muy fuertes y grandes”

– Gabriela Plata “los tiburones viven en el mar y solo respiran en el agua no pueden salir”

– Rafael Gallo “yo los he visto comen peces y otros animales del mar”

– Valentina Caro “los tiburones son muy rápidos y no se pueden tocar porque nos muerden”

– Susana Murillo “los tiburones son peces gigantes y peligrosos por eso viven en las profundidades”

– Benjamín Saldarriaga “yo he visto en internet muchos tiburones y no son peligrosos solo que atacan porque tienen hambre y así no se mueren”

– Maestra “Si nos interesan los tiburones podemos mirar en casa que libros e información tenemos, pero no solo con el tema de los tiburones, podemos buscar nuestros temas favoritos y compartirlos con los demás”

Desde ese momento, los niños de kínder B ya estaban listos para investigar y conocer las dinámicas de un proyecto. El primer paso, y no el más sencillo, reúne los intereses de los niños; una sola pregunta invade su curiosidad y les genera el deseo de saber.

¿Qué les gustaría aprender?

Para responderla, nos acercamos el concepto de provocaciones.

[…] las provocaciones son invitaciones o sugerencias que se pueden colocar en cualquier parte del aula, de tal forma que la presencia de estos cause asombro e incentiven a los niños a intervenir con su curiosidad innata en los materiales, que son celosamente seleccionados para que los estudiantes generen sus aprendizajes a través de la exploración y descubrimiento, en medio del juego, con la mediación del adulto. (Crespo-Argudo, García-Herrera, Mena-Clerque, y Erazo-Álvarez, 2020, p. 55)

Las provocaciones en la pedagogía reggiana tienen un poder mágico, la inercia de las estructuras, paredes y espacios se transforman en ambientes de aprendizaje para que el niño pueda interactuar, dialogar y conocer de manera única lo que le rodea. La provocación más importante que tuvimos se dio en la biblioteca, este espacio amplió los temas de interés del grado kínder y de manera individual compartimos lo que más nos gustaba en el aula de clase.

– Agustín Triana “mira las estrellas y el espacio las estrellas se ven muy pequeñas y tienen mucha luz”

– Alicia Londoño “a mi me gusta la biblioteca porque tiene muchos libros lindos y estoy con los amigos”

– Rosario Arias “este libro tiene historias de elefantes que son muy grandes y bonitos”

– Daniel Rivera “me gustan estos libros porque tienen imágenes de animales reales y nos ayuda aprender para cuidarlos”

– Miguel Ochoa “es que mira te voy a dicir que se ve toda la naturaleza y el clima”

Referencias

– Crepo-Agudelo, M., García-Herrera, D. G., Mena-Clerque, S. E., y Erazo-Álvarez, J.C. (2020). Provocaciones, una experiencia que rescata el protagonismo del niño. Revista arbitrada interdisciplinaria KOINONIA, 5 (1), 48-72