El camino para conocer la cultura

El juego, el arte, la literatura y la exploración del medio son las actividades rectoras de la primera infancia, lejos de ser herramientas o estrategias pedagógicas, que se “usan como medio para lograr otros aprendizajes”, en sí mismas, posibilitan aprendizajes.

Ministerio de educación nacional; 2014

 

Aprender, experimentar y divertirse, es una forma de lograr que los niños se motiven a investigar y buscar respuestas a sus curiosidades, al igual que, mediante la socialización, por la cual se les posibilita construir el aprendizaje individual y colectivamente. Asimismo, desde el desarrollo de sus propias dimensiones, se facilita obtener aprendizajes significativos para la vida y por supuesto, esto permite que los niños sean felices y disfruten venir al colegio.

En la cotidianidad escolar surgen nuevos aprendizajes, los niños interactúan con el medio que los rodea, socializan con sus pares, maestras y demás personas del entorno educativo; todo esto se ha ido fortaleciendo a través del juego, la experimentación y los diferentes aprendizajes que surgen desde sus intereses.

El arte ha sido un eje movilizador que los ha llevado a hacerse preguntas relacionadas con la cultura y la diversidad de Colombia. Es por esto que los niños emprendieron un viaje por nuestro país, en el que conocieron su historia, la riqueza de su tierra e interiorizaron un poco más sus costumbres y tradiciones. En este recorrido histórico viajaron al pasado y conocieron acerca de la Independencia de Colombia y algunos de los personajes más representativos.

Observar las diferentes regiones y la diversidad parecía un viaje a otro país, era increíble para ellos imaginar que cada una de esas pequeñas partes del mapa estaba cargada de historias llenas de hazañas y valentía de sus protagonistas. Además, las diferentes historias contadas a través de diversos lenguajes expresivos despertaron interés por descubrir las particularidades y características propias de su tierra.

Aprender sobre los símbolos patrios, escuchar las canciones típicas, ver los bailes tradicionales, conocer las comidas y costumbres de cada región, fue una manera de integrar las actividades rectoras, pues los niños tuvieron la oportunidad de explorar y conocer la diversidad cultural, social y los recursos naturales que posee Colombia; aprendieron a través del juego con las diferentes vivencias, por medio del arte con las diferentes creaciones.

En este recorrido cultural la literatura no solo permitió ver las distintas formas de lenguaje de los niños, sino que a través de las interacciones sociales y el acervo cultural propio del país conocieron la historia, las leyendas y la diversidad étnica y cultural de Colombia.

La integración de las actividades rectoras en la cotidianidad escolar es una gran oportunidad de construir el aprendizaje por sí mismo. Es así como el juego es un elemento característico de la cultura y la sociedad, y en él se representa la construcción del entorno. Por su parte, la literatura permite que los niños experimenten las palabras y los símbolos portadores de texto, a través de los sentidos. Asimismo, a través de las diferentes expresiones artísticas: artes plásticas, literatura, música, expresión dramática y corporal, se da espacio a los lenguajes en que los niños se basan para expresarse. Finalmente, con la exploración del medio, se da lugar a la adaptación a su cultura, pues los niños llegan a un mundo social y cultural, en el cual pueden interactuar, aprender y expresar sus sentires e ideas desde sus propias experiencias.

Profesora Stefany González